La salud es un sector rico en datos, aunque pobre en información. Aplicando a estos datos tecnologías cognitivas como la Inteligencia Artificial, el sector puede cambiar de tratamientos tradicionales. Con un enfoque reactivo, a un sistema de salud proactivo, basado en la prevención, el bienestar. Diagnósticos más rápidos y la medicina de precisión. Nicholas McQuire, es VP, Enterprise Research en la compañía de analistas CCS Insight. Afirma que la IA “transformará radicalmente el sector de la salud y los cuidados en los próximos cinco años.”

La Inteligencia Artificial ayuda en procesos médicos

Project InnerEye, usado por el Hospital de Addenbrooke de Cambridge, es un buen ejemplo. Al aplicar las dos principales ramas de la IA, machine learning y visión por ordenador, para el análisis de imágenes radiológicas. Mejora el seguimiento de la enfermedad durante los tratamientos para que puedan ajustarse a la respuesta del paciente. Potencialmente, esto mejora la eficacia de la quimioterapia al proporcionar un tratamiento personalizado a cada paciente. A la vez que reduce los efectos secundarios.

Todas estas aplicaciones nos permiten pasar de un enfoque predominantemente experimental a uno increíblemente preciso. Hoy en día la tecnología y el cuidado de la salud están colaborando para modernizar la sanidad y poder así abordar los retos del siglo XXI. Estos desarrollos crearán una fuerza laboral híbrida donde los médicos y la IA trabajarán juntos para resolver los mayores desafíos de la medicina.

En 2018, la medicina se enfrenta a complicados retos. Como el hecho de que el crecimiento de la población. Al igual que la esperanza de vida. Incrementa el número de pacientes con enfermedades crónicas que requieren cuidados continuos. Esto provoca que la inversión en sanidad ascienda rápidamente en el PIB, pasando a ser insostenible.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES
en_USEN es_ESES